HOLA, simplemente hola.

HOLA, simplemente hola. Con esta primera intención y valorando el mundo de las nuevas formas de comunicación, me presento, simplemente diciendo hola. Llego a este mundo mencionado con intenciones claras y premeditadas de interrumpir, cuestionar, avanzar … y en definitiva en presentar mis dudas sobre la realidad haciendo afirmaciones, posiblemente ingenuas y en algunos casos, no muchas de forma osada, sobre cómo se representa ante mis ojos la realidad que me circunda, me influye y al tiempo me cuestiona y me transforma, me guste o no.
La idea de dar a conocer lo que uno cuenta, da cierto gusto y narcicismo, al tiempo he pensado que puede servir de algo, una opinión, un parecer, una forma de ver las cosas, coincidente o no por los demás, o por algunos de los demás. Bueno algunos@s de los cercan@s, no se si aún se usa esto de @ para los aspectos relacionados al genero, si está o no de moda, me comentan que uso bien lo la palabra en la comunicación por lo que he pensado por que no ESCRIBIR LA PALABRA.
Como principio creo importante, que quien tenga el disgusto de leerme, contemple las siguientes consideraciones previamente:
1º.- NO juro nunca nada, ni siquiera prometo.
2º.- TENGO faltas de ortografía, y es más, son incorregibles.
3º.- SÓLO escribo sobre lo que forme parte de mi pensamiento o sentimiento, (recuerden el punto 1.)
Pues nada, ESTA ES MODESTA PRESENTEACIÓN, si les apetece ahí les dejo mi incorporación al mundo de comunicación en la distancia, en definitiva otra forma de comunicación que no sustituye nada, pero que quizás facilita "conectar" en los tiempos que corren ya que lo hacemos poco de forma cotidiana.

jueves, 16 de mayo de 2013


CUALQUIER MOMENTO ES OPORTUNO

Hoy Tomás se acercó nuevamente a su médico especialista para ver cómo le iban sus cosas sobre la salud. Esa salud que conocemos en el mundo que vivimos y que hemos creado, la que nos aleja o nos acerca de lo que conocemos como la muerte.

Claro está que pasó los largos e inactivos periodos de espera para entrar a consulta al igual que los otros largos e inactivos periodos de cola para pedir nueva cita, todos asumimos esto como destino incuestionable. Los “enfermos crónicos” tienen eso, largos periodos de inactividad paliativa, sosteniendo en muchísimos casos, el principio de una economía de mercado, en este caso la farmacéutica. Al mismo tiempo casi nadie estaría en desacuerdo de esto de la “enfermedad crónica” si tuviera la oportunidad de ser accionista de alguna de esas grandes  farmacéuticas. Cositas derivadas de ser humano.

Bien, el caso es que en su última cola se encontró tras de él una preciosa mujer de ojos azules y profundos, era gallega de cara dulce y sensible y con una mirada limpia y agradable, ella le preguntó:

Perdón, es usted el último.
Respuesta: si parece ser que sí, haciéndole un gesto de resignación ante una cola de más de 25 personas.
Gracias, dijo ella.

Durante más de una hora establecieron una agradable conversación donde comentaron asuntos diversos, ella le comentó que hacía dos años que en su trabajo le había destinado a Canarias y afirma lo contenta que estaba y lo agradable que eran los canarios/as. Tomás iba sintiendo por instantes una sensación de bienestar, ya no le molestaba tanto el largo periodo de espera ni los problemas que iban surgiendo en la cola sobre quién iba antes o después, en realidad ni los escuchaba. Aquella mujer desprendía energía, ganas de vivir, de entrega e incluso sus ojos desprendían un brillo especial. Hasta que cuando se acerco el fin del encuentro, a orillas de la ventanilla, a punto de entregar el DNI y la tarjeta sanitaria, ya que sin eso no te atienden,  María, ella, le propuso que los sábados a las doce y media o los domingos a las once y media podía ser visitada por él en el pueblo que residía, en Telde y le dijo la dirección con pelos y señales, el sitio exacto donde la podía encontrar.

Tomás, tras mirar su alejamiento a lo largo del pasillo del hospital, pensó en cuantas ganas de vivir pueden existir y decidió sin duda alguna que la visitaría. Iría algún día a su hogar su monasterio de clausura e iría a la misa de las once treinta del algún domingo y podría gozar viendo nuevamente a esa valiente y bella mujer, Viuda y monja novicia de 73 años con tres hijos y que hace dos años comenzó ese nuevo camino como una opción de vida tomada libremente, Tomás tiene la impresión de tener una nueva e importante posibilidad de amistad.

viernes, 14 de diciembre de 2012



EL ENVOLTORIO DE NUESTRAS VIDAS

Hace dos minutos Tomás ha llamado por teléfono a su hijo, se encontraba en casa de su madre, ya son las 9 y cuarto de la noche y su entrenamiento de fútbol termino a las 7 y media. Contestación a la llamada, “me pillas en un examen“, claro ya Tomás estaba advertido ya conocía que el aparente progreso, es decir, la tangible tecnología actual permitía realizar exámenes por Internet. Su hijo tiene 14 años, está en tercero de secundaria y es un crack, claro es su hijo que puede decir él, pues no, es ciertamente un Crack, bueno dejemos esta insistencia aparte
.
A Tomás todo esto le llevó a recordar como funcionaba las cosas en su tiempo y como funcionan ahora. Le separa “pocos años” de su hijo unos 33 años, nada para la evolución humana.
Profundizando en esto, Tomás siempre pensó que su padre lo tenía que pasar mal para adaptarse a unos hijos tan diferentes. Su padre no tenía grandes diferencias con su abuelo en la forma de ser, en sus relaciones con su ambiente social, en la economía, en su sexualidad, en fin en todas las cosas que constituyen nuestra conformación, personalidad y aparente condición humana. Tampoco la su abuelo con su bisabuelo y al parecer así durante mucho tiempo.
Ante la respuesta del hijo de Tomás y después de orinar, Tomas se sorprendió cuando miraba los azulejos blancos del baño que se encuentra frente al inodoro, azulejos que miraba pero que no veía aunque le ayudaban a lo que pensaba,y dijo “ES LO MISMO” lo dijo con un importante pero controlado estupor, si lo mismo que mi padre pensó conmigo y mis hermanos yo lo estoy pensando con mi hijo, “ESTO VA MUY RAPIDO”. Sintió las ganas, como a menudo le ocurre, de interrogarse a si mismo para poder concretar, sacar conclusiones sobre como se mueven las cosas, el tiempo, las sensaciones. ¿no pensaría lo mismo mi padre de mi abuelo? Y ¿mi abuelo de bisabuelo?.
Es difícil adivinar la realidad de los hechos, sobre todo cuanto más difícil es comunicarnos entre nosotros. Lo que sentimos lo que en realidad nos llevamos en secreto a las profundidades de nuestra semiconciencia oscura y solitaria, sobre todo cuando nos hemos nutrido y al tiempo generado una educación donde hasta nuestro propio nacimiento y muerte y con ello una inmensidad de estaciones de nuestra vida, sólo es una cobarde propiedad con un letrero llamativo, en casos explícito o insinuante en otros , de PROHIBIDO EL PASO.
De alguna manera Tomás se alegra, en su casi maniático afán de “supervivencia feliz” ante la realidad sólo encuentra cambios en el celofán, en lo exterior, en lo que envuelve la vida pero no tanto en la vida en sí, no cree que lo fundamental de la vida humana tenga radicales cambios con el tiempo, el sexo, el humor, el amor, la sensibilidad, el odio, la usura, la maldad o inclusive de se parte de un todo. No existen grandes cambios en transcurso de las generaciones. Aunque cierto es que el poder del celofán, del envoltorio y sobre todo de quienes influyen en él producen azares que el no logra adivinar y marcan injustamente parte de nuestros destinos.
Es lo externo lo que cambia, lo interno se encuentra íntegro, capaz, con un gran SI en lo más oculto de cada uno, lo que tenemos por momentos son envoltorios mas traslucidos que otro momentos y al tiempo todos no nos envuelve el mismo papel.

sábado, 6 de octubre de 2012




HOY COMO ACTITUD EN LA VIDA


Hoy alguien ha desistido de la actitud de confiar. Hoy hablando con ese alguien he descubierto que el cansancio y la cruda realidad ha desangelado nobles ideales que sustentan principios que facilitan el tránsito de nuestra vida por este mundo.

Hoy he visto que alguien ha decidido dejar de apostar por lo más lógico, con la limpieza más profunda de su alma, y ha decidido dejar de creer en que el mundo es justo y que con la constancia y la lógica humana la solución llegará.
Hoy se ha apostado por usar “la estrategia” para superar los obstáculos de los condicionantes de la condición humana.

PERO HOY TAMBIEN, es el momento de superar las adversidades:
·         De buscar forma de que la justicia injusta responda a valores humanos y no a intereses particulares.
·         Se puede mantener la honestidad y los principios ante el miedo y cáncer de mantener lo anónimo como refugio de la supervivencia personal.
·         Es el momento de iniciar una actitud crítica y fértil ante lo que nos rodea.
·         Se puede comprender a los diferentes aunque estén a años luz de lo que pensamos.
·         Es el momento, urgentemente, de mirar desde lo alto para tener una perspectiva amplia de lo que soy y lo que me rodea.

“HOY ES EL DÍA, MAÑANA YA SE VERÁ”

Atrévete, no creas que el destino, el futuro o lo que sea, llegará para ofrecerte lo que tú no te has dado a ti mismo/a.

ATREVETE

jueves, 12 de julio de 2012

ESTO ES DE LOCOS




ESTO ES DE LOCOS

Hoy he visto este folleto en el hospital insular, perteneciente al Servicio Canario de Salud del Gobierno de Canarias. Instantaneamente me he preguntado lo siguiente:

Si no tengo dinero para pagar mis medicamentos el Gobierno me dice que no los deje de usar, ¿qué tomo pastillas juanolas? o ¿asalto el chalet de algún ministro que este cercano a mi, como el del señor Soria en Tafira, para recaudar dinero para la medicación?. ¿Quizás podría estar justificado? En definitiva es una acción de supervivencia.

No me fío que de repente existan nueva medicación más barata con la misma calidad que la existentes hasta el momento y de ser así ¿El estado ha posibilitado hasta el momento el enriquecer a las farmacéuticas durante tantos años a costa de los enfermos?

ESTO ES DE LOCOS O DE ...

martes, 21 de febrero de 2012

Primavera Valenciana


Primavera Valenciana


Ya me parecía a mí que estaba tardando demasiado. Levemente comienza la función. Nuevamente comenzaremos a ver quién se retrata y quién no, quién se compromete de alguna forma y quién no, quién se esconde en la maza y quién no. En definitiva quién es quién, y simplemente me refiero a nosotros, a los ciudadanos. Por el momento un puñado de niños se han convertido en la avanzadilla, un ole a nuestros valientes infantes, NO LOS DEJEMOS SOLOS.







miércoles, 25 de enero de 2012

Ser simple como un niño

fotografía de XENIA PÉREZ
(http://www.xeniaperez.com/inicio.html)

Ser simple como un niño

    Hoy Tomás ha acudido nuevamente a su trabajo, no tiene muy claro en qué consiste su trabajo pero a lo largo del tiempo y en diferentes experiencias ha aprendido, que éste, nos es más ni menos que lo el mismo cada uno quiera que sea, lo que el intenta hacer es escuchar e intentar no crear problemas a nadie, esta es, en la actualidad, la mayor parte de exfuerzo que se realiza en el trabajo, "productivo ¿verdad?, intentar no ser molesto y protegerse de molestias que te puedan generar, al tiempo intenta hacer lo que es más conveniente para el servicio que presta, a veces lo consigue y otras veces no.
    Hoy se encontró con una sorpresa, una sorpresa que lo despertó nuevamente, que le despejo sus sentidos hasta el punto de ver con claridad el cielo, las ventanas, el mismo suelo hasta respiró mejor por un rato, fue como retomar un estado de bienestar óptimo que hacía mucho tiempo que no sentía.
    Todo ocurrió cuando tras pasar al lado de un niño de unos 5 años y mirarlo giró su cabeza y lo miró nuevamente y ahí estaba, sin vacilación alguna el niño mirándolo, fijamente sin temor, sin vergüenza, simplemente mirándolo, buscando premeditadamente un gesto de amistad, en fin como mira los niños, limpiamente. Tomás con un gesto de simpatía espontánea, eso que no nos atrevemos a hacer entre lo mayores le picó un ojo,  el niño sonrió solo y simplemente sonrió, poco después el niño se giro y siguió con sus asuntos, un juego que tenía con algunos muñecos y artículos de jugueterías que posiblemente ya habían sido transformados de la realidad que les esclavizaban y que se habían convertido en parte de la imaginación de el, el transformador  de sus límites, el  niño.
    Tomás descubrió de que no sólo los juguetes se habían liberado de su inamovilidad, de sus ansiosos silencios, de sus turbadores condicionantes de seres inanimados, el descubrió que un niño había tratado con él abiertamente,  limpiamente y le facilitó a Tomas que  retornara a su propio espíritu.
Nuevamente Tomás se refirma en lo tiempo atras había pensado, “hay que ser simple como un niño” “el acercamiento a la felicidad, está en retornar a nuestra emociones más primitivas”.
¿Cuánto hemos perdido y cómo volver?, lo cierto es que ya se encarga la escuela, el futbol, la política, el consumo, etc.  ya se encargan, voluntaria o involuntariamente, de que no retornemos hasta nosotros mismos, pero quiero pensar y pienso (parecido esto, a la frase de un circunstancial político de nuestra historia casi reciente) que esto no es imposible, es más, afirmaría que es hasta fácil, solo se necesita de voluntad, constancia y una mirada limpia hacia lo pequeño, lo aparentemente irrelevante, insignificante, el inmensurable universo de realidades que nos rodea en lo más cercano a cada uno de nosotros, la naturaleza, los ojos de nuestros vecinos, compañeros, parejas, hijos, e incluso lo aparentemente inanimado que nos rodea.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Si, Si: "LA FIESTA DE LA DEMOCRACIA”


Si, Si: "LA FIESTA DE LA DEMOCRACIA


Pocas horas después de amanecer, Tomas se dispone para ir a votar, estamos a 20 de Noviembre en cualquier lugar de Canarias. Ante él, la mesa de su modesta cocina y con algo de luz que se atreve a acompañarle asomándose por la ventana, su hijo aún en la cama y su pequeña radio dando los porcentajes de participación de las elecciones generales cada cinco minutos.

Frente a su café con leche humeante y ese tímido frescor que no acaba de presentarse por su ventana, frescor que siempre ha deseado desde que comienza el invierno y que este año no termina de acompañarle, escucha en la radio “hoy es el día de la fiesta de la democracia”. Tomás no logra entender por qué tanta insistencia con lo de la “fiesta de la democracia”, lo habían dicho ya en numerosos momentos por la radio, no comprende esto de la democracia, nadie le pregunta sobre cómo y qué se debe hacer en su pueblo, su isla, su comunidad, su país. “fiesta de la democracia”, piensa, al parecer se trata de que yo opine sobre quién o qué partido deba decidir por mí. Le suena a poca cosa para una palabra que parece tan grande “democracia”.

Tomás se dispone a ir con su hijo a pie al colegio electoral. Baja por la pequeña carretera de su barrio que se encuentra en un estado excepcional, la han asfaltado la semana pasada, piensa que hace algunos meses, también justo antes de las elecciones municipales, la carretera general con la que conecta su barrio también se asfalto, hace memoria y recuerda muchas carreteras arregladas antes de las elecciones, se queda pensando hasta el momento que un loro que canturrea le distrae del pensamiento y sigue caminando con su hijo hacia el colegio.

Al llegar al colegio entra con su hijo y se dispone a enseñarle como son las cabinas de los sobres y papeletas cuando oye a una mujer que sin mediar saludo ni respeto en el tono de voz le dice, “no pueden entrar dos personas a la cabina al mismo tiempo”, al explicar que lo que desea es que su hijo de 13 años vea en qué consiste esto de votar varios interventores de partidos se apresuran a avisar a la presidenta de la mesa, una vecina del barrio, solicitándole que no me permitiera entrar con mi hijo en la cabina. Un momento de sobresalto se instalo en el aula, no entendía de qué se trataba tanto alboroto, un clima de desconfianza de miradas vigilantes se instaló, en el recinto, pero no, este clima llevaba ya tiempo danzando por el espacio reducido del aula.

Nuevamente, pensé que esto poco tenía que ver con una fiesta, con “la fiesta de la democracia”. La vecina, presidenta de la mesa insistió que la constitución decía que el voto es secreto a lo que le afirmé que yo no tengo que esconder mi voto si no lo deseo. En fin fuera de la cabina y con la cortina de la misma abierta le enseñe a mi hijo como se encontraba distribuidas las papeletas y sobres, Tomás tiene la costumbre de enseñarle a su hijo las cosas que les rodean. Tomás entra a la cabina y coge el voto, la presidenta de la mesa sierra la cortina, este fue el momento que más le enfadó por lo que abrió la cortina eligió su voto y lo insertó en el sobre, fue en ese momento cuando realmente le entendió la presidenta de la mesa electoral, disimuló e hiso como que no había visto nada.

Tomás no lograba entender que este mundo solo necesitara de los ciudadanos para que eligieran a los que nos representan, a los que deciden. Algo tenía que estar pasando cuando no podía formar parte de las decisiones de su destino, Tomás estaba seriamente preocupado.

Algo turbado por la situación y serio sale del colegio y vuelta a casa, no se le marchaba de la cabeza y esta vez ni con el canturreo del loro, ¿por qué aquellas personas creían que la opinión tiene que ser forzosamente secreta?, ¿por qué la desconfianza había instalado en el colegio electoral?, ¿Pasará esto en los demás colegios electorales?, ¿qué buscaban?, ¿por qué y para qué estaban compitiendo? Y un sinfín más de por qué.

Tomás ahora si siente frio, pero no el frio que desea que lo abrace cuando llega el invierno, sino el frio de una sociedad, débil, instalada en el escápese quien pueda, el egoísmo y sobre todo la ignorancia, que como sarna regada por nuestra realidad cotidiana nos impide acercarnos a simplemente vivir.