HOLA, simplemente hola.

HOLA, simplemente hola. Con esta primera intención y valorando el mundo de las nuevas formas de comunicación, me presento, simplemente diciendo hola. Llego a este mundo mencionado con intenciones claras y premeditadas de interrumpir, cuestionar, avanzar … y en definitiva en presentar mis dudas sobre la realidad haciendo afirmaciones, posiblemente ingenuas y en algunos casos, no muchas de forma osada, sobre cómo se representa ante mis ojos la realidad que me circunda, me influye y al tiempo me cuestiona y me transforma, me guste o no.
La idea de dar a conocer lo que uno cuenta, da cierto gusto y narcicismo, al tiempo he pensado que puede servir de algo, una opinión, un parecer, una forma de ver las cosas, coincidente o no por los demás, o por algunos de los demás. Bueno algunos@s de los cercan@s, no se si aún se usa esto de @ para los aspectos relacionados al genero, si está o no de moda, me comentan que uso bien lo la palabra en la comunicación por lo que he pensado por que no ESCRIBIR LA PALABRA.
Como principio creo importante, que quien tenga el disgusto de leerme, contemple las siguientes consideraciones previamente:
1º.- NO juro nunca nada, ni siquiera prometo.
2º.- TENGO faltas de ortografía, y es más, son incorregibles.
3º.- SÓLO escribo sobre lo que forme parte de mi pensamiento o sentimiento, (recuerden el punto 1.)
Pues nada, ESTA ES MODESTA PRESENTEACIÓN, si les apetece ahí les dejo mi incorporación al mundo de comunicación en la distancia, en definitiva otra forma de comunicación que no sustituye nada, pero que quizás facilita "conectar" en los tiempos que corren ya que lo hacemos poco de forma cotidiana.

miércoles, 25 de enero de 2012

Ser simple como un niño

fotografía de XENIA PÉREZ
(http://www.xeniaperez.com/inicio.html)

Ser simple como un niño

    Hoy Tomás ha acudido nuevamente a su trabajo, no tiene muy claro en qué consiste su trabajo pero a lo largo del tiempo y en diferentes experiencias ha aprendido, que éste, nos es más ni menos que lo el mismo cada uno quiera que sea, lo que el intenta hacer es escuchar e intentar no crear problemas a nadie, esta es, en la actualidad, la mayor parte de exfuerzo que se realiza en el trabajo, "productivo ¿verdad?, intentar no ser molesto y protegerse de molestias que te puedan generar, al tiempo intenta hacer lo que es más conveniente para el servicio que presta, a veces lo consigue y otras veces no.
    Hoy se encontró con una sorpresa, una sorpresa que lo despertó nuevamente, que le despejo sus sentidos hasta el punto de ver con claridad el cielo, las ventanas, el mismo suelo hasta respiró mejor por un rato, fue como retomar un estado de bienestar óptimo que hacía mucho tiempo que no sentía.
    Todo ocurrió cuando tras pasar al lado de un niño de unos 5 años y mirarlo giró su cabeza y lo miró nuevamente y ahí estaba, sin vacilación alguna el niño mirándolo, fijamente sin temor, sin vergüenza, simplemente mirándolo, buscando premeditadamente un gesto de amistad, en fin como mira los niños, limpiamente. Tomás con un gesto de simpatía espontánea, eso que no nos atrevemos a hacer entre lo mayores le picó un ojo,  el niño sonrió solo y simplemente sonrió, poco después el niño se giro y siguió con sus asuntos, un juego que tenía con algunos muñecos y artículos de jugueterías que posiblemente ya habían sido transformados de la realidad que les esclavizaban y que se habían convertido en parte de la imaginación de el, el transformador  de sus límites, el  niño.
    Tomás descubrió de que no sólo los juguetes se habían liberado de su inamovilidad, de sus ansiosos silencios, de sus turbadores condicionantes de seres inanimados, el descubrió que un niño había tratado con él abiertamente,  limpiamente y le facilitó a Tomas que  retornara a su propio espíritu.
Nuevamente Tomás se refirma en lo tiempo atras había pensado, “hay que ser simple como un niño” “el acercamiento a la felicidad, está en retornar a nuestra emociones más primitivas”.
¿Cuánto hemos perdido y cómo volver?, lo cierto es que ya se encarga la escuela, el futbol, la política, el consumo, etc.  ya se encargan, voluntaria o involuntariamente, de que no retornemos hasta nosotros mismos, pero quiero pensar y pienso (parecido esto, a la frase de un circunstancial político de nuestra historia casi reciente) que esto no es imposible, es más, afirmaría que es hasta fácil, solo se necesita de voluntad, constancia y una mirada limpia hacia lo pequeño, lo aparentemente irrelevante, insignificante, el inmensurable universo de realidades que nos rodea en lo más cercano a cada uno de nosotros, la naturaleza, los ojos de nuestros vecinos, compañeros, parejas, hijos, e incluso lo aparentemente inanimado que nos rodea.


1 comentario:

  1. Cierto es asi de simple, somos nosotros quienes lo complicamos...

    ResponderEliminar